Flexibilidad laboral

Flexibilidad laboral: Una necesidad del mundo del trabajo post pandemia

De la oficina a la casa, y de las reuniones en persona a las conversaciones por Zoom. Esas fueron solo algunas de las modificaciones que sufrió la cultura organizacional, a raíz de la pandemia y que hoy tienen a trabajadores de todos los sectores cuestionando, quizás por primera vez, el tema de la flexibilidad. 

Según el estudio Lo que los trabajadores quieren, realizado por la multinacional Manpower Group, 8 de cada 10 trabajadores y trabajadoras quiere un mejor balance entre familia y trabajo en el futuro. Además, después del ítem salud, lo que más preocupa a los empleados/as es regresar a la forma antigua de trabajar, perdiendo esa flexibilidad ganada durante el período más álgido del Covid-19.

Y es que la crisis sanitaria, a pesar de sus dificultades, abrió una ventana que antes parecía estar cerrada y que dio la posibilidad a las personas de replantearse las condiciones de un sistema que, pocas veces, había puesto a las personas en el centro. Con eso, se busca un espacio desafiante y que presente nuevas oportunidades de desarrollo, pero más amoroso con las necesidades humanas. 

Un ejemplo de esta tendencia fue lo que ocurrió en Estados Unidos con la denominada Gran Renuncia, fenómeno que alude al abandono masivo de las personas a sus puestos de trabajo y que se explica por el deseo de armonizar, de mejor manera, trabajo y vida personal. Así, más de 4 millones de norteamericanos han dejado sus puestos al mes, según datos de la Oficina Estadísticas Laborales de dicho país. 

Pero, ¿cómo implementar flexibilidad laboral desde las jefaturas? Aunque existen diversas estrategias, algunos puntos a considerar son: 

  • Definir qué trabajos se pueden hacer de manera remota y cuáles sería mejor realizarlos de forma presencial.
  • Establecer modelos de comunicación efectivos para asegurar el bienestar de quiénes se encuentren fuera de las oficinas.
  • Eliminar el mito que relaciona presencialidad con productividad.