null “La música tiene que ver con servir al mundo”

“La música tiene que ver con servir al mundo”

No pone su atención en los obstáculos, en especial en los que se presentan por ser mujer, sino que se enfoca en la creación de un mundo paralelo, en el que transita tranquila para alcanzar sus sueños. Con esta convicción, Alejandra Urrutia (45) se convirtió en la titular de la Orquesta de Cámara del Municipal en Santiago. No conforme con eso, desarrolla el Festival de Portillo y el Concierto por la Hermandad. Sobre la música como una forma de servir a la sociedad y motor transformador hablamos en esta entrevista

 

 

A los 8 años empezó a estudiar violín y a los 12 ya sabía con certeza que dedicaría su vida a la música. Oriunda de Concepción, viene de una familia bastante musical. Su padre fue contrabajista, compositor y director de orquesta, participando de la Orquesta Sinfónica de Concepción. Su mamá, conocedora de la música clásica y el jazz; y uno de sus tres hermanos, es pianista. Por eso. Nunca creyó en ‘sentencias’ como que en Chile no se puede vivir de la música, por ejemplo.

 

“Por supuesto que se puede vivir de la música, uno tiene que ir encontrando su camino y tener claridad de qué es lo que te mueve de la música. Uno se convierte en músico no por el dinero que vas a ganar o la fama que puedas llegar a tener, sino porque la música no te deja tranquila, la música te hace vibrar, te lleva a mundos donde de otra manera no llegarías, te hace soñar, te hace crear comunidad”, dice.

 

 

¿Sientes que ser mujer y directora de orquesta es un desafío en esta sociedad?

Ser mujer y directora de orquesta es tan difícil como ser mujer en este mundo- los mismos obstáculos y dificultades. Sin embargo, no es algo donde yo ponga mi energía y atención. Me encanta crear un mundo paralelo donde uno puede habitar en tranquilidad logrando todos tus sueños.

 

Comentaste al diario La Tercera que para ti la música tiene que ver con servir a la humanidad, y en ese sentido tienes dos proyectos andando: el Festival de Portillo y Concierto por la hermandad, ¿cómo han avanzado ambos en este contexto de Pandemia y cómo se proyectan para el próximo año?

La música para mi tiene todo que ver con servir al mundo y estos dos proyectos tienen absolutamente que ver con eso. El Festival y Academia Internacional de Música Portillo es un festival único en el mundo, en un entorno natural majestuoso en medio de la cordillera de los Andes. Es un festival que se enfoca en el estudio del repertorio para música de cámara- cuartetos de cuerdas y quintetos de vientos- donde 52 jóvenes músicos son becados en su totalidad para estudiar con maestros del más alto nivel. Para enero del 2021 haremos el Festival de manera virtual para mantenernos conectados con los estudiantes, la comunidad y sobre todo para posicionar al Festival Internacional de Música Portillo, a nivel mundial.

 

 

Cuéntanos sobre el Concierto por la Hermandad…

El Gran Concierto por la Hermandad es otro gran proyecto con la misión principal de mandar un mensaje de hermandad a la comunidad, al país y al mundo. Este concierto nace del sueño y el eslogan: “La Música como Territorio Común,” para junto a nuestros compañeros extranjeros residiendo en nuestro país, sentirnos como hermanos haciendo música en comunidad. La orquesta está conformada por músicos profesionales y estudiantes avanzados de música y el coro es ciudadano, donde la mayoría de sus integrantes nunca ha cantado antes, y todos en conjunto sentimos un profundo llamado a crear un momento extraordinario que, de otra manera no podríamos lograrlo. Para enero del 2021 estamos trabajando “Un Requiem Alemán” de Johannes Brahms y aún estamos expectantes del formato que utilizaremos para esta edición del concierto, según cómo evoluciona la situación con la pandemia.

 

¿De qué manera la música podría aumentar su presencia a nivel nacional y dejar de depender (o depender en menor grado) de personas como tú y de iniciativas de mecenazgo?

Somos muchos quienes estamos poniendo nuestras energías y tiempo para hacer de la música clásica un lenguaje universal. Personalmente, junto a la Curatoría de Talentos, Fanjul&Ward estamos constantemente creando proyectos e iniciativas para que esto ocurra. Al mismo tiempo, todos entendemos que se necesitan recursos para llevar a cabo estas ideas, sin embargo, creemos que cuando los proyectos son necesarios e importantes, siempre hay gente que quiere colaborar y los recursos llegan más fácilmente, pero no puedes dejar de ponerle energía. Me encantaría que esta cara de la moneda fuese más fácil, sin embargo, en ningún caso es un obstáculo para hacer lo que soñamos hacer.

 

 

 

¿Cómo sueñas el 2021?

Lleno de esperanza y sabiduría. La naturaleza nos ha dado la oportunidad de reflexionar sobre nuestras vidas y hacernos preguntas esenciales. Definitivamente no podemos seguir viviendo de la manera en que lo estábamos haciendo hasta ahora. Para movernos a un espacio nuevo, debemos permitirnos soltar nuestras creencias y hábitos mentales que nos achican y empezar a vivir con mayor conciencia de nuestro entorno, de nuestras relaciones y por sobre todo de nuestras propias vidas.

 

Has dicho que la música tiene poder de transformación, cómo te ha modificado a ti y cómo podría transformarnos a todos.

El arte en general y la música en particular son agentes de transformación en el ser humano. Y hablo de transformación y no de cambio, ya que en nuestra esencia como seres humanos ya están los valores universales, entonces tenemos que volver a reencontrarnos con estos para ser transformados. La música nos invita y nos enseña a ser artistas de nuestras propias vidas, no es suficiente ser un artífice de un arte sin conocerte a ti mismo primero, todo es un espejo. Es en este camino que la música me ha transformado profundamente, estar en contacto directo con la belleza de una obra de arte y su silencio-que es igual de importante- despiertan en el alma un mundo imaginario profundo, eterno, de complejidades y simplezas, como reflejo también de nuestras vidas.