Apps Wellness

Mide tu bienestar donde vayas


 

Hasta hace pocos años, medir variables, registrar datos y elaborar conclusiones a partir de información recopilada de forma sistemática, eran prácticas reservadas para la ciencia. Y eran científicos quiénes se dedicaban al estudio del comportamiento, los hábitos y la salud de las personas. Hoy, gracias a la tecnología disponible en nuestros bolsillos o carteras, esa tarea recae en manos de quien se interese por conocer en profundidad cómo su rutina impacta los niveles de bienestar en su vida.

Gracias a un sinnúmero de aplicaciones para smartphones que se han desarrollado en los últimos años, todo usuario de un teléfono con sistema operativo compatible tiene la posibilidad de medir y registrar toda clase de datos, desde su actividad física a lo largo de la semana, el consumo de alimentos y la proporción de macronutrientes, el consumo de agua, las horas de sueño, el tiempo que pasamos frente a las pantallas hasta el ciclo menstrual femenino y todas las variables que intervienen en el proceso. Y es que las apps de bienestar se han vuelto herramientas cada vez más sofisticadas que pueden ser poderosos aliados para mejorar nuestra condición física, nuestros hábitos e incluso nuestra salud mental.

Algunas de las Apps más populares en este segmento, como Headspace y Calm —orientadas a la meditación y el mindfulness—, registraron 65 y 100 millones de descargas respectivamente en 2021. En el campo de la salud física, aplicaciones que permiten registrar nuestros alimentos entregando un recuento detallado de los nutrientes y calorías como Myfitnesspal cuentan con cerca de 200 millones de usuarios a nivel mundial.

Existen también aplicaciones que nos permiten llevar un registro de las horas que pasamos en redes sociales, otras que permiten maximizar nuestra productividad cuando queremos concentrarnos en el trabajo o estudios. También existen alternativas como Streak que ayudan a generar hábitos de cualquier índole de forma sostenible en el tiempo.

Y está claro que los objetivos que nos proponen herramientas como éstas pueden ser tremendamente positivos para nuestras vidas. Pero también pueden ser un arma de doble filo. Es fácil caer en comportamientos compulsivos intentando controlar todas las variables de nuestras vidas a través de aplicaciones que promueven la eficiencia en todo ámbito. Por eso es muy importante recordar que, al final del día, somos seres humanos y las apps están ahí para aumentar nuestro bienestar y no para generarnos mayor ansiedad o sentimientos de culpa.