null Bumble

Whitney Wolfe: la mujer detrás de Bumble

A sus 31 años, se convirtió en la billonaria más joven del mundo. Y transformó su experiencia de vida en un propósito compartido por millones de mujeres: ser ellas quienes deciden dar el primer paso en una cita.

Whitney Wolfe había trabajado en Tinder, donde no sólo fue testigo de lo desprotegidas que estaban las mujeres en las plataformas de citas, sino que ella misma sufrió en carne propia discriminación y acoso sexual en un ambiente laboral que ha definido como tóxico. Fue así como emprendió y fundó Bumble (@bumble), la aplicación de citas feminista, un imperio basado en el cuidado y el respeto a la mujer. Esto la convirtió en una referente del mundo tech, históricamente reservado para los hombres.

El gran giro que tiene Bumble es que la mujer es la que debe iniciar la conversación. Si antes de que empezara la pandemia las aplicaciones de citas eran populares, durante 2020 su nivel de éxito alcanzó cifras nunca antes vistas, con estimaciones de 250 millones de usuarios a nivel mundial. Pero como era de esperar, con este crecimiento aumentó también el acoso digital: según un estudio realizado en 2020 por Pew Research Center (@pewresearch), de las mujeres entre 18 y 34 años que usan esta aplicación, 57% dice haber recibido fotos o mensajes de carácter sexual sin haberlos pedido.

Conocida como “la app de citas donde sólo las mujeres pueden dar el primer paso”, esta declaración de principios ha sido en gran parte la responsable de su éxito.Las relaciones sanas son indispensables para vivir una vida plena. Bumble es una red social que te permite entablar este tipo de relaciones, ya sea a la hora de ligar, buscar amigos o hacer contactos profesionales”, ha declarado su creadora explicando el porqué de esta decisión.

La marca, su nombre y logo hacen referencia a las abejas en su colmena. Una donde hay una reina indiscutida que tiene el control, tal como Whitney Wolfe –y las más de 25 millones  de mujeres que usan Bumble- lo hacen para impulsar cambios profundos en la dinámica de las siempre incómodas primeras citas.