Comenzar el 2023 practicando la gratitud

Comenzar el 2023 practicando la gratitud


 

Sin duda uno de los rituales más importantes para comenzar el año es darnos un momento para reflexionar acerca de las experiencias y las oportunidades que vivimos durante el ciclo anterior. Pero no solo para internalizar lecciones a partir de los desafíos vividos, sino también para agradecer lo bueno; las metas que cumplimos y las alegrías inesperadas que nos trajo el año que acaba de terminar.

Agradecer es una acción que tiene beneficios demostrados por la ciencia. Según una publicación de Harvard Medical School, investigaciones realizadas en el área de la psicología positiva han comprobado que existe una irrefutable conexión entre nuestra capacidad de sentir gratitud y mayores niveles de felicidad y emociones positivas. Además, quienes se sienten agradecidos por sus vidas mejoran su salud física y mental, muestran mejores aptitudes para lidiar con circunstancias adversas y son capaces de entablar relaciones interpersonales más profundas. 

Pero, ¿cómo podemos incorporar esta sensación de gratitud en nuestras vidas cuando hemos crecido condicionadas a aspirar siempre a más y más? Emiliana Simon-Thomas, directora científica del centro de investigación Greater Good Science Center de la universidad de Berkeley y Ph.D en psicología, explica que no solo es posible despertar esta habilidad, sino también cultivarla y hacerla crecer. A nivel cognitivo, agradecer es una práctica sanadora a nivel mental, emocional e incluso físico. Y existen fórmulas óptimas para ponerla en práctica y comenzar el 2023 agradeciendo por todo lo que ya tenemos y lo que estamos por recibir.

 

Agradecer de forma específica

Cuando somos específicos y descriptivos respecto de aquello por lo que nos sentimos agradecidos, amplificamos el efecto de la gratitud. Es importante que el agradecimiento no se formule de forma ambigua ni amplia. Hay que explicar claramente no solo el objeto o la experiencia por la cual queremos agradecer, sino además el porqué. Si agradezco por haber pasado la Navidad junto a alguna persona en especial, es importante explicar por qué esa persona ocupa un lugar importante en mi vida y por qué fue un momento memorable.

 

Agradecer de forma recurrente

Es preferible agradecer de forma frecuente, por cosas pequeñas que nos hacen felices, muchas veces en el día o al final del día, antes que esperar vivir y agradecer algo sobresaliente. La idea detrás es que la gratitud se vuelva una práctica y una reacción natural, y no la excepción en nuestras vidas. Es mejor agradecer de más que solo por aquello que es extraordinario.

 

Agradecer por escrito

Un ejercicio que demostró generar buenos resultados es escribir los agradecimientos. Un formato que funciona bien, según estudios del Greater Good Science Center, son las cartas, idealmente si son entregadas al destinatario. Pero incluso si eso no es posible, los efectos son muy positivos en términos de gratitud y de los beneficios que esta genera en el emisor.