Cómo ser una buena líder

Cómo ser una buena líder


 

Cuando hablamos de un líder, hablamos de alguien que da dirección a un grupo de personas que reconoce su autoridad. Pareciera que existe un consenso en torno a esta antigua noción de liderazgo como una especie de punta de lanza: un personaje con una visión propia a la que otros adscriben o siguen por posición. Sin embargo, el liderazgo no es un concepto estático. Porque para ser un buen líder en el mundo laboral actual, se requiere de una serie de habilidades muy distintas a las que eran necesarias hace unas décadas.

Linda A. Hill, profesora de Harvard Business School y una de las autoras de Collective Genius, un libro acerca del arte y la práctica de innovación en los negocios, realizó una serie de encuestas para determinar las características que hoy tienen los líderes exitosos. Y que se vinculan estrechamente con la capacidad de llevar adelante transformaciones efectivas dentro de sus organizaciones. A través del estudio, logró sintetizar en tres conceptos las características de un buen líder y las denominó el ABC del liderazgo: líder como arquitecto, como puente (o bridge en inglés) y como catalizador.

· Un buen líder actúa como un arquitecto porque es quien crea la estructura que facilita la innovación. En organizaciones llenas de burocracia que no permiten o no cuentan con los espacios para que los colaboradores participen de manera activa, la innovación no es posible. Un buen líder genera esas instancias de co creación para sus equipos.

· El líder actúa como un puente entre distintos actores dentro y fuera de la organización. Muchas veces la innovación está radicada en departamentos dedicados a esta tarea. Pero innovar no es esperar que un equipo especialista tenga una idea brillante. Es salir a recoger ese aporte que todos los miembros de la organización tienen para entregar. De eso se trata la co-creación. Y el líder debe ser ese articulador y vínculo.

· Por último, un buen liderazgo debe ser el agente catalizador que enciende la llama de la innovación dentro de la empresa y la mantiene con vida. Porque innovar no es un momento en la historia de una organización. No es un hecho aislado ni un golpe de suerte. Es una constante. Un buen líder es el que mantiene ese proceso en marcha para que el progreso sea la regla y no la excepción.

Liderar equipos de trabajo para llevar a una organización al siguiente nivel requiere quizás de una revisión completa de lo que entendemos por liderazgo. Porque ser una buena líder en la actualidad puede incluso, en algunos sentidos, ser diametralmente opuesto a la antigua versión de la líder persuasiva que presentaba su visión e invitaba a otros a seguirla. Una buena líder es la que es capaz de inspirar a otros a co-diseñar y crear en conjunto esa visión del futuro de las organizaciones.