null Teletrabajo y cuidados domésticos

Teletrabajo y cuidados domésticos

 

Con la pandemia y la instalación -casi universal- del teletrabajo, miles de mujeres tuvieron que cambiar sus rutinas. En tiempos donde se desdibujó la separación entre lo público y privado, muchas comenzaron a hacerse cargo del hogar, las tareas del colegio de los niños/as y de familiares enfermos; mientras -en paralelo- respondían a las obligaciones del mundo del trabajo remunerado. 

En términos laborales, esta sobrecarga de roles ha traído una pérdida sustancial en carreras de mujeres profesionales. Las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas lo demuestran con claridad: en este período, las mujeres han retrocedido al menos 10 años en las tasas de participación laboral, pasando de un 53% a un 41% en el peor momento de la pandemia. 

Y es que bajo estas condiciones, muchas han tenido que dejar sus empleos para dedicarse en un 100% a la casa. De hecho, se calcula que las mujeres han reducido sus jornadas laborales cuatro o cinco veces más que sus pares masculinos, según la encuesta “Covid-19 and the Gender Gap in Work Hours”.

Pero esta situación no es nueva. Ya en 2017, por ejemplo, casi un 20% de las mujeres mayores de 15 años estaban fuera de la fuerza laboral por razones de cuidado (Casen 2017). “La pandemia no ha hecho más que visibilizar el trabajo doméstico y de cuidados que históricamente han hecho las mujeres. Solo que ahora lo hizo más agobiante el confinamiento”, analiza Lorena Fríes, directora de la Corporación Humanas. 

“Para que esto cambie, se requieren transformaciones profundas. Por un lado, es necesario reconocer, redistribuir y reducir la carga de las mujeres en el trabajo doméstico y de cuidados, porque limita el ejercicio de sus derechos humanos. Y, por otro, hay que hacer que el trabajo remunerado permita conciliar ambos espacios”, puntualiza Fríes. “No es un camino fácil, porque ha sido históricamente invisibilizado a pesar de que probablemente es el trabajo más importante, porque se tata de la sostenibilidad de la vida”.